¿Que dicen los fallos de la Corte Suprema?





Algunas Conclusiones

Más allá de los argumentos y razonamientos que son vertidos en las sentencias, y aclaran una dimensión del asunto, la sola existencia de estos fallos absolutorios de la Sala Penal de la Corte Suprema, así como de otros referidos a recursos de Amparo, son fruto de un proceso de evolución paradigmática de la cultura, resultado de haber trascendido socialmente -en grado suficiente y progresivo- el prejuicio y la discriminación, de haber puesto en circulación y al alcance, información que estaba siendo ignorada, y de haber ofrecido la oportunidad de experimentar la fuerza de la transparencia y de convicción, que surge desde la experiencia cierta de nuestra existencia trascendente, esencial, espiritual.
  
Desde el punto de vista jurídico, la Identidad Esencial del Ser Humano, su Soberanía y Derechos Esenciales son límite y obligación para el Estado, y Chile se ha comprometido constitucional e internacionalmente con el despliegue de esta Identidad Esencial, obligándose a respetar, proteger y promover esta condición Humana y el ejercicio efectivo de los Derechos inalienables que de esta condición emanan, estando sus organismo comprometidos (Art.5° CPR) a contemplar esta obligación como la primera y principal.
En este mismo orden de cosas, la potestad punitva del Estado está limitada a los hechos que dañan o ponen en riesgo los Bienes Jurídicos protegidos, el Legislador no puede castigar cualquier conductas, sino solamente aquellas que lesionan o pongan en peligro bienes jurídicos.


La correcta aplicación de la Ley 20.000

El cultivo de cannabis -individual o colectivo- destinado al uso personal exclusivo y próximo en el tiempo de quien o quienes cultivan (asunto que progresivamente ya no es mas examinado de manera obtusa sino a la luz de la realidad de esta práctica en Chile), No se encuentra penalizado de acuerdo a al Ordenamiento Jurídico y la Legislación vigente. Esta excepción, que atraviesa toda la Ley 20.000, resguarda el espacio de Soberanía Personal y Autodeterminación, que emerge de la naturaleza esencial del Ser Humano, que fuente de su Dignidad y Soberanía. 
La remisión del inciso final del artículo 8° al artículo 50° no es para elegir de allí una pena para el “cultivo personal” -lo que contravendría los principios del Derecho Penal- sino para verificar que se haya o no configurado alguna de las conductas que allí se describen expresamente y que han sido sancionadas como faltas puesto que no se encuentran vinculadas al tráfico.


¿Que ha considerado justificado como “personal” la Sala Penal?
  • El cultivo colectivo de un grupo de personas, profesionales, en el contexto de una práctica ritual, con fines de de investigación, capacitación y perfeccionamiento. 
  • El uso personal con diversos fines (salud, autoconocimiento, trascendencia), de una pareja. 
  • El uso personal con un propósito medicinal de aliviar un dolor crónico, sin ser propiamente un "Tratamiento Médico"
  • En cuanto a cantidades: 7, 40 y 15 plantas respectivamente en cada uno de los fallos, y en uno de ellos se acreditó casi dos kilos de posesión en casa.
Son ejemplos de las muchas y muy diversas circunstancias en que se puede dar un cultivo o uso personal del cannabis, no se trata de una justificación moral.

Los ajustes que se han desencadenado en la Administración de Justicia

Hemos seguido conociendo sentencias de Tribunales Orales y Cortes de Apelaciones en el mismo sentido que estos fallos, y también hemos escuchado las últimas declaraciones del Jefe de la Unidad de Drogas del Ministerio Público Luis Toledo, en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados,señalando que concuerdan con la aplicación que ha hecho la Sala Penal de la Corte Suprema, y en consecuencia se encuentran ajustando su política persecutoria.






No hay comentarios:

Publicar un comentario