Jaque Mate por la Libertad.


El 17 de octubre de 2013, el Instituto de Salud Pública, daba autorización a la Clínica Las Condes para importar el medicamento Sativex, a base de Cannabis, prescrito a un paciente que presentaba una epilepsia refractaria, secundaria a una crisis presentada durante el tratamiento de una fibrosis quística en ese recinto de salud. 


Cual acto psicomágico se abría en Chile la incorporación de facto, de la Cannabis al arsenal terapéutico nacional, el reconocimiento de su valor medicinal, hito alcanzado tras las gestiones articuladas por el Dr. Milton Flores y equipo; realizadas a partir de la solicitud del entonces Senador Carlos Cantero, para orientar al padre del paciente, quien hacía todos sus esfuerzos por recuperar la salud de su hijo, que poco antes hacía una vida casi normal. 

En ese momento la participación de una amplia red de profesionales y autoridades estaba activa frente a esta materia. El Dr. Flores ya había sido condenado en julio de ese mismo año por cultivo de cannabis, tras largo ejercicio judicial puesto al servicio de evolución de la salud pública y el modelo cultural,  que se encontraba realizando junto a al equipo Triagrama y daba frutos en la opinión pública, ganando la confianza transversal de muchos.

El Dr. Sergio Sánchez, quien asesoraba al Dr. Enrique Paris, presidente del Colegio Médico en ese entonces, dispuso su mirada y esfuerzos para encontrar la solución. Se firmaron respaldos, se contactó a las más altas autoridades, y se sacó adelante esta resolución autorizando la importación del medicamento, que desafortunadamente no alcanzó a concretarse para este paciente, quien falleció en el transcurso de la tramitación administrativa. Hubo otros pacientes que lograron gozar de esta apertura.

Se había cristalizado un gran paso en la búsqueda del salto evolutivo, se logró trascender el prejuicio que consideraba a la Cannabis, en esos años, como la droga mala, sin potencial curativo.
Pero este salto aún se hacía insuficiente, se caía en la tentación de desviar la atención a la planta más de la cuenta, ahora se abría el ¡bum! para visibilizar su uso medicinal, dejando de lado lo más importante, el ser humano que la utiliza. 

Efectivamente, a esta planta se le puede dar un uso conducente, o uno inconducente. Personas que desarrollan patrones de funcionamiento adictivo, pueden experimentar dependencia a su consumo.
Justamente, a propósito de la necesidad de prevenir las adicciones, por la vía de la habilitación en el desarrollo de competencias esenciales, para no desarrollar relaciones de dependencia ni a sustancia ni a otros objetos de adicción, es que este equipo Triagrama, conducido por este médico psiquiatra, el Dr. Milton Flores, venía trabajando.

A la base de las adicciones, existe un vacío espiritual profundo, alentado por una cultura que erradamente exacerba el valor de la posesión y el consumo como camino a la felicidad. Promover experiencias para que las personas experimenten el contacto con la dimensión espiritual, saciando ese vacío esencial, resulta ser necesario para recuperar el sentido y el protagonismo en la vida, libre de adicciones.

El Estado de Chile, está comprometido con ofrecer las condiciones para promover el desarrollo espiritual, no solo el material, de los integrantes de la comunidad nacional. Cuando las tasas de adicción aumentan, es muestra de que estamos fallando en ello. 

Nuestros jóvenes están insatisfechos esencialmente, los caminos que les ofrecemos para ser felices no cumplen con el objetivo. Mismo sucede con las personas adultas, quienes además, a cargo de los niños, tampoco les acogen en su esencia.  

Este es problema, la definición de ser humano con la que trabaja el Estado de Chile no incluye su dimensión espiritual de modo efectivo, para ello se requiere urgentemente de un cambio cultural, necesitamos avanzar. 

Entonces, experimentando esta urgencia, el 2014, el Dr. Flores, ya condenado por cultivo de Cannabis para uso personal exclusivo del equipo Triagrama, inició un ayuno que se extendió por 85 días, hasta que nuevamente se instalase el eje en el Ser Humano.

22 Congresistas, Senadores y Diputados de todos los sectores políticos (Senadora Allende, Diputadas Rubilar y Cariola, Senadores Horvath, Quintana, Guillier, Girardi, Diputados Mirósevic, Jackson, Boric, Robles, por nombrar algunos), suscribieron una carta dirigida a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, solicitando celeridad en la demanda al Estado Chileno presentada por la defensa del doctor, por tratarse de un tema país, de respeto a la libertad del ser humano. Se presentaron además tres proyectos de ley, dos en la Cámara y uno en el Senado, todos corrigiendo la vulneración a la soberanía esencial que se  veía producía la aplicación de la ley 20.000 frente al auto-cultivo de Cannabis.

Recuperábamos el foco. El Ser Humano  Soberano Espiritual.

Si el Estado se hace cargo de respetar efectivamente el espacio de soberanía y libertad esencial humana, no puede interferirlo a menos que se esté produciendo un daño a terceros. Está obligado por tanto -entre tantas otras manifestaciones propias de la libertad de consciencia personal y de la cosmovisión espiritual ancestral- a respetar a las personas que deciden cultivar Cannabis para su propio uso, sin fines de tráfico.

Está obligado por tanto también, a dejar de expiar culpas a través del prohibicionismo inconducente y enfocarse en desplegar, en todo ámbito, las condiciones para el desarrollo de competencias espirituales humanas, para que seamos capaces de administrar la libertad de modo sano, y por esta vía, disminuir el riesgo a la adicción, sin responsabilizar al empedrado.

En efecto, Francisca Florenzano, en sus últimos meses a cargo del SENDA en el primer gobierno del presidente Piñera así lo entendió. En ese tiempo, en el marco de esta intervención evolutiva, en una reunión junto a Triagrama y sus invitados, señaló que había llegado a la convicción de que no servía de nada agregar cada vez más sustancias a la lista 1 de drogas prohibidas, que a ese ritmo tendríamos una lista tan larga como la carretera panamericana. Coherentemente dejó listo el decreto para retirar a la Cannabis de la lista de sustancias peligrosas prohibidas, que ni el saliente presidente Piñera ni la entrante presidenta Bachelet se atrevieron a firmar, dando muestras de que aún faltaba energía para dar el salto de paradigma sobreponiéndose a la resistencia obscura que sin duda desencadena tamaña pretensión.

El 2015, Paulina González, psicóloga de Triagrama, fue absuelta por la Corte Suprema por la misma conducta por la que el Dr. Flores fue condenado el 2013. Se produjo el salto, la cristalización del ajuste en la aplicación de la ley de drogas, hacia el efectivo respeto de nuestra libertad en ausencia de lesividad.

Tras largos esfuerzos de toda una red trascendente, fue puesto por fin en jaque el funcionar desalmado del Estado, por fin en jaque el hábito instalado de vulneración de los derechos fundamentales de personas inocentes.

Pero el Dr. Flores sigue condenado, y el Ministerio Público sigue siendo refractario a ajustar su proceder y persiste en la vulneración de muchos, convirtiendo a Chile en un Estado totalitario que no permite el ejercicio de la libertad.

Hoy, 07 de junio de 2019, el Dr. Flores ya cumple 15 días de un nuevo ayuno, iniciado durante la espera de los alegatos en la Corte Suprema del Recurso de Revisión presentado y acogido, para hacer justicia y restituir su honra y la de tantos más.

Estamos frente a la oportunidad de hacer jaque mate a la incorrecta aplicación de la ley 20.000. Un nuevo hito judicial, en un largo y contundente  proceso para el ajuste de la relación Estado Ciudadanía, hacia el pleno respeto de nuestra condición esencial humana y el espacio de libertad y soberanía consagrado en derecho. 

Se recupera y orienta así el rumbo de las Instituciones del Estado, hoy en decadencia.

Está en manos de la Sala Penal de la Corte Suprema -quienes también son protagonistas este salto evolutivo, en estas y otras materias propias de nuestra condición esencial humana- continuar afirmando la aplicación de Justicia desprendida desde su más alto valor y sentido esencial fundamental, sin renegar, para precipitar la trasformación de la civilización.

Así de trascendente esta nueva oportunidad, aunque parezca delirio.

A quienes ven y comprenden, invitarles, exigirles con amor, a asumir el rol que también les cabe.

Muchas gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario