Sin Esencia no hay Ciencia ni Salud, Carta Al Director Revista Chilena Neuro-Psiquiatría

 Sr. Director

Como Médico-Psiquiatra, Profesional formado en Universidades Chilenas (U. de Chile y U. de Concepción), resulta lamentable constatar el nivel de desarrollo alcanzado para la comprensión de la Naturaleza Humana con la que la Medicina chilena se encuentra trabajando.

No obstante la recreación del Status Jurídico del Ser Humano exigido por el Derecho Nacional e Internacional ya desde 1948 en el Planeta, que incorpora la existencia de la Dimensión Esencial en la Vida de las personas, espacio fisiológico no material donde se reconoce habita la Identidad Fundamental del Ser Humano, con el cual el Estado Chileno se encuentra prioritáriamente comprometido 1, la práctica médica persevera sintonizada con una lógica que soslaya tales encuadres.

Definitivamente al parecer, la recreación del Rol del Médico hacia un papel donde la vida humana sea integralmente cubierta por nuestra atención, satisfaciendo así las necesidades de coherencia con un proceder científico, cuando incluye lo que oficialmente ha sido establecido como principio objetivo de realidad a través de los estudios ofrecidos por los Físicos Planck y Einstein (1900 y 1910), se encuentra neutralizado por la inercia y el aburguesamiento, comprometiendo éticamente la respuesta que nuestros pacientes merecen.

No es posible estar al cuidado de la Vida Humana soslayando lo esencial de la misma, en los pacientes y en las vidas de los propios facultativos.

No es posible pretender levantar comprensiones serias y correctas de las manifestaciones de desequilibrio de un sistema vivo en un contexto donde la realidad fundamental se encuentra soslayada, despreciada, ignorada.

Es impresentable que la Medicina trabaje con una noción de Ser Humano incompleta.

Es incomprensible que un protagonismo como el que se alcanza con profesionales conscientes, despiertos no se incorpore en la atención de personas enfermas que sufren.
Es un despilfarro no promover la participación consciente de los pacientes en sus procesos curativos, como se hace posible cuando el contexto se ha espiritualizado.

Señor Director, es menester advertir e informar que en nuestro País el Proceso de Transformación Paradigmática, que procura la evolución de la Cultura hacia una Nueva Civilización, donde la Esencia, la realidad fundamental, es acogida, se encuentra ya en fase de instalación, impregnando las dinámicas de Personas e Instituciones como la Defensoría Penal Pública, en representación del Poder Ejecutivo, y de Poderes del Estado como el Poder Judicial con el Presidente de la Corte Suprema a la cabeza, entre otros, y esto como respuesta a una exigencia promovida desde los espacios ciudadanos de autoridad, por profesionales no solo de Salud, que han comprendido la necesidad de exhibir coherencia e inteligencia y valentía, ante las demandas que el fracaso de la Civilización en retirada nos formula.

Los razonamientos materialistas para explicar las manifestaciones de la Realidad aparente, son epistemológicamente incorrectos, cuando menos insuficientes; somos Energía esencialmente con manifestaciones materiales, por tanto el análisis de un hecho para alcanzar la jerarquía de lo científico, habrá de considerar la realidad inclusivamente, teniendo la cautela suficiente y necesaria para no ostentar verdades especulativas que inducen a error y perpetúan la Ignorancia.

Señor Director, sin Esencia no hay Ciencia en el Siglo 21, tampoco Salud Integral.

La invitación es a procurar acompañar los procesos evolutivos que nuestra sociedad experimenta y no quedarse abajo ni atrás, necesitamos que la medicina evolucione.

Nos señalaba Fructuoso Biel, ex - Decano de la Escuela de Medicina de la Universidad de Concepción, la necesidad de incorporar la noción Chamánica de la Salud como el desafío evolutivo para los Médicos.

En eso estamos.
Atte.

Milton Flores Gatica
Médico-Psiquiatra
Conductor de Triagrama Instituto
6.628.663-0  





1 Constitución Política de la República.de Chil Artículo 1° inciso 4°"El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece"Artículo 5° inciso 2° "El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana. Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales derechos, garantizados por esta Constitución, así como los tratados 
internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes."




Link a la publicación de la Revista: 

(Página 162)

No hay comentarios:

Publicar un comentario