Somos seres Libres, nadie nos concede nada


Hermano/as Americanos, la matriz jurídica que nos rige, que aceptamos y promovemos como el rayado de cancha para el convivir, que fue esencializada, afinada después de la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (vergüenza para todos), plasmada en los Tratados que en 1948, la O.E.A., en la DECLARACIÓN AMERICANA DE LOS DERECHOS y DEBERES DEL HOMBRE, y las Naciones Unidas, a través de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, vigentes hoy, explicita que en nuestro espacio soberano, para cultivar la Esencia, ejerciendo derechos y cumpliendo deberes, un ciudadano puede sin producir daño, gozar del libre albedrío, y por ejemplo cultivar Cannabis sin restricción.
Es decir, y como lo explicita la Corte Suprema en Chile en sus fallos y en los Seminarios de difusión que el Poder Judicial organiza en conjunto con la Ciudadanía, una persona o varias personas pueden cultivar Cannabis para fines personales y esta conducta es legítima, en derecho. Misma cosa en Costa Rica y México.
Que la inercia impide garantizar que toda la justicia este ya impregnada de esta cualidad en la mirada, o que no obstante la actualización de los antecedentes sobre la CORRECTA INTERPRETACIÓN DE LA LEY 20.000, realizada oficialmente a las Policías, Carabineros y PDI, continuemos experimentando en Chile, la vulneración de nuestra soberanía esencial comprometiendo las Libertades civiles fundamentales, de los cultivadores de Cannabis, de Familias Chilenas que han encontrado alivio a sus dolencias con una planta medicinal, que el Instituto de Salud pública chileno reconoció como Medicina, que la Presidenta en un listado asumió su cualidad curativa, y que además su Gobierno autoriza tres Grandes Plantaciones de Cannabis, la última, 280.000 plantas para ser exportadas a Brasil.
Mas Aún, cuando en el Ministerio Público, en cargo con responsabilidades mayores se desempeña, Francisca Werth, abogada que fue jefa de estudios de la Defensoría Nacional mientras en esa repartición se maduraba la comprensión correcta de la ley 20000, que finalmente asimila la Sala Penal de la Corte Suprema absolviendo en ausencia de trafico. (llegó recién con el nuevo Fiscal Nacional).
Es decir la comprensión va viajando, pero falta.
Otra más, Branislav Marelic fue designado como representante de la Sociedad Civil en el Consejo del Instituto de Derechos Humanos, jurista que participó de la Denuncia contra el Estado Chileno ante la CIDH, por vulneración de los Derechos Esenciales de Cultivadores del Espíritu con Cannabis.
En este Contexto el papel de los ciudadanos es trascendente, si nosotros no levantamos la frente y solo continuamos quejándonos proyectando responsabilidades, conformándonos con lo menos, en vez de procurar prosperar en la presencia consciente sobre nuestras vidas, asistidos por la Cannabis, todo será lento, ni tanto, pero lento, para corregir los abusos, la prepotencia, que la ignorancia continua realizando, con la complicidad de la Autoridad Política fundamentalmente, sin embargo hasta de los mismos usuarios.
Hermanos somos seres libres, nadie nos concede nada, es así, somos esencias con facultades y reconoci-cierto jurídico.
Nadie va a venir a arrogarse el Derecho a establecer lo que somos, esto ocurre por nuestra falta de convicción que nos lleva a doblegarnos y a claudicar, convirtiéndonos en esclavos, humillándonos.
Las condiciones no pueden ser mas propicias, mantengamos e intensifiquemos la presencia para catalizar este proceso de DIGNIFICACIÓN COLECTIVA EN DESARROLLO.
A EMANCIPARNOS EN CONTRA DE NADIE SOLO A FAVOR DE LA LUZ QUE NOS ILUMINA A TODOS. 
‪#‎CULTIVAMOSCANNABIS‬ PARA AQUILATAR NUESTRA EXISTENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario