A la Corte Suprema de Justicia


Invitamos a todos los ciudadanos con la conciencia despierta, es decir a todos los que se encuentran incluyendo en su cotidiano, en algún grado, su vida esencial, la que se manifiesta en los planos de realidad espirituales, para sintonizarse y sincronizarse con lo que se está madurando en la Excelentísima Corte Suprema de Justicia de nuestro País.
El próximo lunes se presentan , a través de la Defensoría Penal Pública, ante la Sala Penal de la Corte Suprema, alegatos para Recurso de Nulidad de Juicio y Sentencia de fallo emitido por Tribunal oral de San Bernardo, en contra de Paulina Gonzalez, Profesional Psicóloga, miembro del Equipo de Investigación-Acción, Triagrama, que precisamente persigue como objetivo fundamental, la recuperación de los planos sutiles de la vida humana en la Conciencia Colectiva, para la Sanación de la Cultura. 
En lo sustancial se presenta reivindicación ciudadana que exige el reconoci-cierto de la cualidad espiritual de la Identidad esencial del ciudadano jurídico expresado y definido en la ley, articulo 1 de la CPR, y el respeto para la Soberanía que la Constitución consagra para el cultivo de los Derechos Esenciales que emanan de esta Naturaleza fundamental, artículo quinto de la CPR.
La Corte deberá pronunciarse sobre cual es el Ser Humano que estamos comprendiendo y utilizando para operar en nuestro cultura, para la convivencia, para curar, para educar, para buscar lo Justo, para perseguir la realización integral de la Vida Humana.
Serán los Magistrados los que vendrán a determinar, o a inclinar, o a favorecer la precipitación, con su influencia, de los Ajustes Evolutivos que se están trabajando en la actualidad en nuestro País, intención conducida desde la Ciudadanía, que en lo esencial pretende recrear el Principio, exigiendo la correcta interpretación de la Ley, que ya estableció desde 1948, para todo el Planeta y para las Américas al Ser Humano Esencial, con que los Estados deben comprometerse.
Para nosotros es un momento histórico, quizás dentro de todo La Corte Suprema en la actualidad es el Espacio desde donde se pudiese esperar una manifestación paradigmática trascendente, éticamente relevante que devuelva la esperanza y la confianza en las tan alicaídas Instituciones del Estado, una que tenga que ver con lo profundo del corregir, como sería avalar la existencia jurídica de la vida privada, íntima, espiritual donde la intención del Estado debe respetar la soberanía de cada cual primero y después regular los excesos, tal como todos debemos estar de acuerdo. Donde El Ser Humano sea respetado por lo que ES, tal cual lo rezan las Leyes.
No se están pidiendo Favores, estamos exigiendo lo CORRECTO, según la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario